Manzanilla

Manzanilla (Chamomile)

Manzanilla
Manzanilla – Un remedio por siempre popular

La manzanilla es un extracto de la cabeza de la flor seca de la planta de manzanilla, la cual ha sido tradicionalmente utilizada por sus propiedades medicinales. Un remedio por siempre popular, la manzanilla es preciada por su aroma distintivo y numerosos beneficios a la salud. La manzanilla puede ser usada tanto internamente en forma de té, como externamente en productos cosméticos anti-age.

La manzanilla es hoy utilizada en productos cosméticos para el cuidado de la piel debido a sus actividades antioxidantes y antimicrobiales. Es también reconocida por su potente efecto antiinflamatorio debido a la inhibición de la liberación de histamina, inhibición de la síntesis del superóxido radical y acción frente a los radicales libres. Por otra parte, estos compuestos demuestran remarcables acciones vasodilatadoras, lo cual aumenta el flujo de sangre en la piel, calmando irritaciones en la piel.

El extracto de manzanilla contiene flavonoids activos y compuestos de aceite esenciales que ofrecen beneficios únicos en vistas al cuidado de piel sensible. Los flavonoides contenidos en la manzanilla actúan como antioxidantes que ayudan a proteger el cuerpo de radicales libres que pueden dañar la piel y otras partes del cuerpo. Las propiedades antisépticas de la manzanilla han demostrado propiedades curativas que provienen de sus flores tipo margarita. Estas flores son conocidas por contener los aceites esenciales que benefician a la salud de la piel.

Estas cualidades hacen de la manzanilla un tónico ideal para el cuidado de la piel para utilizar en piel irritada o sensible. El extracto es reconocido por su capacidad de aliviar erupciones en la piel incluyendo acne y eczema. La manzanilla es también popular por su uso en productos de protección solar, además de productos para después de la exposición al sol.